Publicidad

¿Quién fue Elliott?

Ralph Nelson Elliott nació un 28 de junio de 1871 en la ciudad de Marvsville, en Kansas, trasladándose más tarde a San Antonio, Texas.  A los veinticuatro años se inició en el mundo de la contabilidad, donde fue acumulando una excelente preparación y experiencia.  En el año 1920 se trasladó a vivir a Nueva York, y en el año 1924 fue elegido por el Departamento de Estado de los Estados Unidos como el máximo responsable para liderar la reorganización de las finanzas de Nicaragua.  A los dos años fue nombrado Auditor General de la Compañía de Ferrocarriles de Centroamérica en Guatemala.  Fue durante su estancia en este país cuando publicó su primer libro “Tea Room and Cafeteria Management“, un texto en el que hacía una descripción y análisis de los problemas sociales y económicos que tanto estaban afectando a América Latina.

Con su primer libro ya publicado, Elliott regresó a Nueva York con la intención de dedicarse al mundo de la consultoría, esta vez a través de su propia empresa.  Al poco tiempo publicó su segundo libro, “The Future of Latin America“, en el que presenta una propuesta para dotar de estabilidad económica a toda la zona de América Latina.

En 1929 descubrió que estaba afectado por una enfermedad que consistía en un tipo raro y grave de anemia, que le provocaba una gran fatiga y lo postraba en la cama durante periodos prolongados.  Debido a esta enfermedad se vio obligado a jubilarse a los 58 años, y fue a partir de este momento cuando comenzó a desarrollar la que posteriormente se conocería como la Teoría o Principio de las Ondas de Elliott.

Elliott comenzó a estudiar gráficos anuales, mensuales, semanales, diarios, horarios y de treinta minutos, cubriendo setenta y cinco años de cotizaciones de varios índices.  Estos estudios de los avances, retrocesos y movimientos del mercado llevaron a Elliott a la conclusión de que detrás de estos movimientos estaba la naturaleza social del hombre, generando unas formas repetitivas y por lo tanto predecibles.

La forma básica a la que se refería Elliot está compuesta por ocho ondas que se reparten en dos fases: la fase de impulso, cuyas cinco ondas se denominan con números; y la fase de corrección, cuyas tres ondas se denominan con letras.  Asimismo, Elliott avisó de tres aspectos fundamentales que han de presentar las cinco ondas de la fase de impulso: que la onda 2 nunca supere el inicio de la onda1; que la onda tres nunca es la más corta; y que la onda 4 nunca esté dentro del territorio de cotización de la onda 1.

Imagen: bolsaquest.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *