Publicidad

Elliott: Pautas de Impulso (II)

Uno de los problemas que se nos presenta a la hora de comparar las ondas es el de tener la seguridad de que son del mismo grado.  Sólo podemos comparar ondas si éstas son del mismo grado.  Suele ocurrir que comience a extenderse una nueva onda, pero ésta tan sólo sea una sub-onda (es decir, de grado menor) que forme parte de una onda de grado mayor.

Elliott estableció la Regla de la Semejanza para intentar dar solución a este problema.  Así, para que las ondas sean consideradas del mismo grado y, por lo tanto, puedan ser comparadas deben darse los siguientes requisitos:

.-  En precio, el recorrido de segunda onda debe ser al menos 1/3 del recorrido en precio de la primera.

.-  El tiempo empleado por la segunda onda debe ser al menos 1/3 del tiempo empleado por la primera.

Una de las características fundamentales que se asocia exclusivamente a las pautas de impulso es la existencia de extesiones de onda.    Su aparición en una pauta nos informa de que estamos ante una pauta de impulso.  Recordemos que las ondas de impulso son las 1, 3 y 5, y las correctivas son las 2 y 4.  Al referirnos a una onda extensiva nos estaremos refiriendo a aquella cuyo recorrido en precio es mayor que el de las demás.  Generalmente se suele colocar una “x” delante del número que representa a la onda.

Debemos tener en cuenta, además, que para calificar a una onda como extendida, su recorrido en precio de ser al menos el 161,8% de la amplitud de la siguiente onda más larga. 

Esto lo podemos apreciar claramente en el siguiente ejemplo de una pauta de impulso al alza con extensión de quinta:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *